Comunicación
Las Células Madre Dentales son noticia

Reconstruir la mama con células madre adultas es seguro y eficaz

El cáncer de mama es la enfermedad neoplásica más frecuente en el mundo. Para las pacientes a quienes se les diagnostica, uno de los tratamientos estándar es la mastectomía parcial donde el cirujano extirpa el tumor y algo del tejido sano que lo rodea.

Quienes optan por esta técnica conservadora de la mama pueden quedar con defectos de forma, pero actualmente un novedoso procedimiento de terapia celular aplicado a la cirugía plástica ha demostrado en ensayos clínicos ser seguro y eficaz: el autotrasplante de células madre adultas derivadas de la grasa, para regenerar el seno y restablecer el volumen perdido tras una resección tumoral.
 
La reconstrucción mamaria permite a la  paciente mejorar la percepción de su propia imagen corporal, reforzar su autoestima y contribuir a la recuperación del equilibrio psicológico alterado por la agresión de la enfermedad.
 
Los resultados son alentadores. Las células madre derivadas del tejido adiposo vienen captando atención por su facilidad de extracción y manipulación en comparación con las de médula ósea; así como su potencial para reproducirse en cultivos en grandes cantidades por un método mínimamente invasivo. Y por su superior capacidad y alto contenido de células madre mesenquimales que pueden diferenciarse en múltiples líneas celulares. 
 
No obstante, antes que estas nuevas terapias puedan lograr un impacto clínico significativo,  hay desafíos y obstáculos técnicos que deben ser superados, como el desarrollo del procesamiento de acuerdo a las mejores prácticas de producción para evitar el riesgo de contaminación.
 
Procedimiento seguro
 
La Revista de Senología y Patología Mamaria, correspondiente a julio-septiembre de 2014 acaba de publicar una reciente experiencia en el Hospital General Universitario de Ciudad Real y Hospital de Torrejón, Madrid, un estudio descriptivo retrospectivo de pacientes intervenidas quirúrgicamente por cáncer de mama, con reconstrucción mamaria mediante injerto autógeno de grasa. Entre otros resultados, para un total de 40 mujeres con una edad media de 44,9 años, el tiempo medio de hospitalización fue de 23 horas, sin complicaciones a corto ni a largo plazo.
 
Pero la viabilidad del tratamiento de los defectos de la cirugía conservadora de mama usando células madre de grasa, quedó ampliamente demostrada en ensayo clínico realizado en el Hospital Gregorio Marañon de Madrid, estudio prospectivo en el que  participaron 71 pacientes -de 52 años de media de edad- de siete centros sanitarios de España, Reino Unido, Italia y Bélgica. El ensayo que usó células autólogas regenerativas derivadas de grasa para reconstruir tales defectos,  fue llevado a cabo por un equipo a cargo de Rosa Pérez Cano, Jefa del Servicio de Cirugía Plástica y profesora asociada de la Universidad Complutense de Madrid, siendo el primero a nivel mundial que evaluó el resultado de la reconstrucción mamaria tras cuadrantectomía, es decir, en pacientes a las que se había extirpado una parte de la mama.
 
En el estroma de las células de la grasa hay gran cantidad de células madre; una máquina separa la grasa -obtenida a través de una liposucción convencional en un quirófano de cirugía ambulatoria- de las células madre mesenquimales, las purifica y las limpia para administrarlas, sin riesgo, en la mama de la paciente, usando una jeringa capaz de transportar 15 millones de células madre obtenidas de la grasa del abdomen. Las células madre extraídas, purificadas y seleccionadas, se les implantaron con el doble objetivo de reconstruir la mama operada por la extirpación del cáncer y generar vasos sanguíneos nuevos en la zona afectada. Una de las novedades del proceso es su rapidez porque las células madre de la grasa no necesitan ser cultivadas sino dos horas desde su extracción.  La inyección de grasa autóloga tiene por objeto aumentar el volumen de la mama; en la grasa procesada va una cantidad de células madre mesenquimales que se diferencian espontáneamente en preadipocitos y luego en adipocitos que compensan el volumen perdido.
 
En 2012 los resultados fueron publicados en la revista European Journal of Surgical Oncology.  Pacientes y profesionales manifestaron alto grado de satisfacción respecto al proceso global y en aspectos como forma, volumen o pigmentación de la piel. A los doce meses de seguimiento, 75% de las pacientes y 85% de los profesionales dijeron sentirse satisfechos. Ninguna de las pacientes tuvo recaída y los resultados fueron estables durante el primer año de seguimiento. Los cirujanos plásticos que lideraron el ensayo, ampliaron el seguimiento por medio de controles rigurosos, mamografías y resonancias magnéticas cada seis meses durante tres años y medio. Ninguna presentó complicaciones o rechazo al implante. En el futuro este tipo de técnica puede ser parte importante de los procesos de reconstrucción mamaria.
 
Fuente: lapatilla.com
Compartir:
Copyright © 2015 Dencells
Tel. 91 489 39 64